Como ser una mamá bloguera y no morir en el intento

comose

Se preguntaran dónde  he andado, ya que estoy desaparecida del blog; es que esto de ser mamá 2.0 no ha sido tan fácil  para mí como lo había imaginado, siendo mamá múltiple y tratando de volver al trabajo (el de profesión, porque el de casa siempre ha existido solo que ahora se ha multiplicado.)

Siempre quise tener un blog; llegaron las niñas y pensé que era el momento perfecto, ya que ahora si tendría un poco que contar; sé que es un blog más de maternidad pero sería desde mi punto de vista.

La cosa es que pensaba que cuando mis niñas crecieran la cosa sería más fácil, pero como dicen por allí, creo que me salió el tiro por la culata. Así es como  les cuento un poco el motivo de mi desaparición.

Cuando cumplieron eso de los 6 o 7 meses me llamó un cliente para ofrecerme un trabajo, y luego de pensarlo  y consultarlo con mi amiga/socia decidí aceptar; ya desde antes venía trabajando desde la casa así que me dije “ algo fácil, en las tardes cuando ellas duerman puedo comenzar a trabajar un rato”,  pero se me olvidaba un detalle adicional: que son dos y a veces no duermen a la misma hora o si dormían quien lavaría o cocinaría porque justo también comenzaban su alimentación complementaria.

Entonces al ver que no funcionaba esto de trabajar en las tardes me dije a mí misma “trabajo de noche y en el día envío  correos, hago correcciones y respondo algunas llamadas”. Y fue así como  comenzó mi idea de volver al trabajo, solo que a medida que pasaban los días el cansancio se comenzaba a acumular era más  fuerte, nada fácil, y  ellas requerían más atención al estar más  conscientes de las cosas y de quién  es mamá.

También comenzó el gateo y luego el caminar; requieren  más cuidado ahora y quieren interactuar más  con mamá y papá. Esto sumado a otros factores ha sido un motivo de abandono del blog ya que el tiempo que le dedicaba a este se lo dedico al trabajo o a labores del hogar que quedaron pendientes del día; en las noches cuando tenía un tiempo libre o era el cliente o el blog, y por supuesto ganó el cliente. Así es como he ido abandonando pero digamos que no del todo; llegó diciembre y llegan también  los propósitos de año nuevo:  fue cuando me dije “tengo que aprender a organizarme” y comencé a escuchar y ver los webinar de Paula (la desmesurada). Seguí su consejo de realizar una agenda de publicaciones y lo hice, agarré  agenda en mano y cree mis 12 temas para 12 meses.  Pero fueron pasando los días y los meses y me animé  de otro modo ya que quería cambiar la imagen, tener mi propio dominio; incluso contraté  un programador web para que me ayudara en el nuevo diseño pero él  al igual que yo abandonó (según por otros compromisos). Creo que después de unos 4 meses esperando el trabajo final y que  luego me dijera que no podía seguir con mi proyecto me desilusionó  por completo y esto sumado a la falta de tiempo hizo que fuera abandonando, a pesar de que sigo asistiendo a los webinar con la esperanza de un día seguir.

Entonces me dije “¿por qué  no empezar a contar por qué  me perdí de la web? aprender  y tratar de  organizarme; no soy la primera ni seré la ultima mamá 2.0 con el sueño de querer  seguir escribiendo y ¿por qué no crecer el blog con mis niñas?”. Así que acá estamos aunque el diseño sigue igual seguiré trabajando en renovarlo  y seguirán los cambios. Empezamos un poco con la imagen y por consejo de paula hicimos unos cambios en la presentación de quienes somos.

Se preguntaran quien es Paula: es la maravillosa persona detrás de http://www.ladesmesurada.com y del grupo en Facebook:  Yo tengo un blog. Me ha  ayudado mucho con sus consejos y con su asesoría. Gracias Paula.

Bueno por ahora nos despedimos;  vamos a ver cómo comenzamos con las publicaciones, espero que sean mas frecuentes  y así poder contarles un poco más  de esta aventura de ser una mamá múltiple.

¿Nos vemos de nuevo?

ye_firma